Historia Menchu y Jorge
Posted in Bodas

Historia Menchu y Jorge

Parte 1 de la historia de amor M&J

Agosto 2021. ¿La distancia une a una pareja? ¿Las parejas a distancia crean vínculos más estrechos? Así nos cuenta Menchu su historia.

Empezamos nuestra relación el 23 de febrero de 2019. Cada vida, cada persona y cada pareja tiene sus propios obstáculos y dificultades a superar. En nuestro caso, el primer gran obstáculo fue una misión militar de 6 meses que Jorge efectuó al Líbano en noviembre de ese mismo año. Ausentándose en fechas que para nosotros eran importantes como las primeras navidades juntos, el primer cumpleaños de Menchu, el segundo cumpleaños de Jorge juntos y, en general, grandes momentos en la vida de una pareja que está empezando y que no pudimos compartir juntos.

Durante esos 6 meses separados nos comunicábamos por innumerables videollamadas. Fue entonces cuando Jorge, a mitad de misión, dio el paso de proponer vivir juntos a su vuelta. Desde ese momento y desde que volvió la relación se afianzaba cada vez más. Nuestro primer hogar fue Asturias y fue inolvidable. A partir de entonces supimos que queríamos vivir nuestra vida juntos y eso implicaba dar el paso de casarse en algún momento. Desde entonces empezaron inevitablemente a salir en nuestras conversaciones diarias sobre el tema.

Después de vivir muy juntos – fue la época del COVID y vivimos la cuarentena juntos en nuestro apartamento pequeñito –, nuestros caminos se volvieron a separar; tuvimos que convivir a distancia entre Santoña y Ponteceso. Fue otro año duro pero inolvidable que nos hizo crecer. Ese verano, en julio de 2021, admitieron a Jorge en la Academia General Básica de Suboficiales en Toledo y nuestra vida volvió a cambiar por completo. Tuvimos la suerte de poder decidir vivir juntos otra vez.

En agosto de 2021, una puesta de sol en Finisterre fue cuando pasamos de ser novios a estar prometidos. Ahí empezó nuestra aventura. Lo primero fue decírselo a nuestras familias; no podríamos describir nunca la felicidad que sintieron y nos hicieron sentir.

Teníamos dos años enteros para planificar y organizar la boda. Todo el tiempo del mundo es poco para organizar un día tan importante. Siempre se puede organizar una boda en una semana, un mes o un año; pero cuanto más tiempo tienes, más tiempo le quieres dedicar e invertir en que todo salga perfecto. No tuvimos duda en que la boda sería religiosa en Ares, nuestro pueblo. Dado nuestro pasado e historia, la ceremonia tenía que ser obligatoriamente militar; no podía ser de otra manera. No sólo por las tradiciones, sino porque muchos de nuestros amigos, familiares e invitados sienten la vida castrense como la suya propia.

Cuando tuvimos que decidir el lugar del convite, teníamos claro que somos una pareja tradicional y queríamos una boda que cumpliera unos parámetros concretos. De entre todos los que miramos, Pazo do Monte en Ferrol era el lugar idóneo. Lo reservamos en septiembre de 2021 y para entonces solamente quedaba una fecha libre para agosto de 2023: el día 5. Lo aceptamos sin dudar y formalizamos la reserva. Después de eso nos llevamos la agradable sorpresa de que coincidía con el patrón de nuestro pueblo.

En Toledo, intentamos organizar y tomar decisiones por nuestro propia iniciativa. Pero nos vimos superados al saber que, al salir Jorge de la academia, podríamos vivir nuestro siguiente año – el anterior a la boda – en cualquier punto de España. Fue entonces cuando decidimos confiar en una wedding planner que entendiese nuestras necesidades y nos quitase el peso de tener que decidir y gestionar algo tan importante.

Seguíamos el trabajo de El Consejo de Silvia desde hacía muchos años. Por supuesto pensamos en varios profesionales del sector; pero al tener nuestra primera entrevista con Silvia, nos dimos cuenta de que era la persona adecuada para nosotros. Ella grababa muchas de las conversaciones que tenía con sus novios. Si nos hubiese grabado aquel día en que nos reunimos por primera vez, se vería cómo nos mirábamos cómplices pensando en que la queríamos a ella y a nadie más. Desde ese momento todo fue más fácil. Aunque la cuenta atrás siempre conlleva preocupaciones normales tratándose de un día que jamás se repetirá. Empezamos la mejor parte de todas: investigar qué y cómo. Tuvimos que tomar muchas decisiones y transmitirlas de la manera más clara posible; algo que no aprendimos a hacer hasta la última semana de la boda. Seguramente todos los casos son parecidos, pero al vivirlo en nuestra propia piel nos dimos cuenta del esfuerzo y constancia que implica.

Muy pronto la segunda parte de la historia de amor de M&J.

toqueteria@gmail.com

+34 638 89 21 65

Descubre los detalles de la boda en Instagram @toqueteria

Start typing and press Enter to search

Carrito

No hay productos en el carrito.